sábado, febrero 09, 2019

"Los pintores de estrellas verdes" reseñado en Albedo 0.37

El blog Albedo 0.37, de José Ignacio Sapiña, ha reseñado Los pintores de estrellas verdes. Se limita a ponerle nota (640 sobre 1000, entiendo yo) pero incluye una prolija ficha técnica. ¡Muchas gracias!

Etiquetas: , ,

lunes, febrero 04, 2019

Crítica: Supersonic #12

Para los despistados, Supersonic es posiblemente LA revista de ciencia ficción en castellano. Lleva dos ediciones ganando los Ignotus e incluso un premio a la mejor revista europea.

Supersonic #12 es una revista larga, según mi ebook consta de 376 páginas. Ahí es nada... En esta prolija extensión tienen cabida todo tipo de contenidos. Los relatos ocupan grosso modo la mitad de su extensión, mientras que la otra mitad la ocupan entrevistas, reseñas y artículos. Este ecléctico contenido resultará muy grato para los amantes del fantástico y resulta altamente recomendable para quienes quieren mantenerse al día.

Una vez hechas las presentaciones, empecemos...

Debo confesar que mi punto débil son los relatos así que me centraré en ellos. Supersonic #12 arranca algo flojo en este aspecto, con un homenaje a Carrie Fisher que no termina de cuajar, aunque luego remonta y alcanza cotas notables. Para mí, los mejores relatos son:

Quiero vivir preciosas aventuras - Juan Manuel Santiago - Una psicodélica aventura en la que uno no tiene nunca muy claro qué está pasando. La prodigiosa habilidad de Juanma logra conducir al lector por un camino plagado de minas. Una maravilla. Para mí, el mejor del número.
Capturadora de sueños - Pep Burillo - Un cuento que bordea la fantasía, la ciencia ficción y el terror.
Maleficium - David Luna - Un sencillo cuento sobre posesiones demoníacas. ¿Qué tiene de especial? La pluma de David Lorenzo. Léanlo, una gozada.
Hó-Leo - Giny Valris - Un buen cuento de terror que, sin llegar a ser original, cala hasta lo huesos.
Cromos - Pepe Carabel - Una inteligente de mezcla de Harry Potter con satanismo y el juego de Magic.
Ciberfab - Coral Carracedo - El único del número con ambiciones reivindicativas.
Ío es único - Javier Miró - Una inteligente reflexión llena de dobles lecturas sobre religión, modas, clasismo, drogas y pensamiento de grupo.

Los artículos y reseñas son de gran calidad (sin que eso repercuta en la facilidad de lectura) y se convierten en imprescindibles. El variado contenido de Supersonic hace que no todo resulte de igual interés para el lector pero precisamente esa es la grandeza de la revista: presentar todo el contenido del género.

Etiquetas: ,

domingo, enero 20, 2019

Dos años de "Los pintores de estrellas verdes"

Hace dos años ya vio la luz mi primer libro, una recopilación de cuentos llamada Los pintores de estrellas verdes. Una vez superada la emoción inicial, ha llegado la hora de las conclusiones.

El libro ha vendido un total de 76 ejemplares, lo cual entra dentro de las previsiones iniciales y no está mal para ser un primer libro de un autor desconocido publicado en una pequeña editorial sin distribuidora. Para mi sorpresa, la mayor parte de estas ventas se concentraron en los primeros meses, lo cual muestra un gran entusiasmo por parte de mi entorno más inmediato pero también significa que, a pesar de mis múltiples esfuerzos (entrevistas, promociones...), no ha logrado salir de ese reducido círculo. Por supuesto, gracias, gracias, GRACIAS a todos lo que compraron el libro y/o me manifestaron su apoyo. ¿He dicho ya gracias? Pues eso.

También cabe destacar que -con cierta sorpresa por mi parte- el libro recibió buenas críticas. El Biblionauta, Ciencia-Ficción.com, NGC 3660 y Daniel Marín hicieron críticas más o menos generosas sobre el libro.

Ahora solo queda preguntarse ¿para cuándo el segundo?

ACTUALIZACIÓN 06/02/19 : El número de ejemplares vendidos asciende a 88.



Etiquetas: , ,

domingo, enero 06, 2019

Crítica: La ciudad y la ciudad

¿Ha pasado usted alguna vez junto a un mendigo y ha hecho como que no lo ve? ¿Ven los colonos israelíes las condiciones en las que viven sus vecinos palestinos? Esta idea, llevada al extremo, constituye el escenario en el que se desarrolla La ciudad y la ciudad, de China Miéville. Dos ciudades, Besźel y Ul Qoma, comparten la misma ubicación pero se ignoran mutuamente. Literalmente, no se pueden ver ni interactuar entre ellas si no es por cauces muy determinados.

Este sorprendente escenario hace que se trate de una novela difícil de clasificar. A mi modo de ver es esencialmente una novela negra en la que se utiliza el escenario de ciencia ficción como mera excusa para tejer la trama. Lo de que el escenario es una mera excusa se manifiesta en el escaso desarrollo que da el autor al mismo. Miéville opta por narrar la obra en primera persona, lo que produce inevitablemente que las descripciones sean escasas y la descripción del contexto casi inexistente (1). Da tan pocas pistas que obliga al lector a imaginarse las ciudades de Besźel y Ul Qoma por su cuenta y riesgo. Esta elección es arriesgada y puede producir cierta desazón al lector. No obstante, tiene una razón de ser: hacer ver al lector que las -para esa sociedad- obvias diferencias entre los beszelianos y los ulqomanos son, en realidad -como todas las diferencias- artificiales y arbitrarias.

La novela arranca cuando aparece misteriosamente en un parque de Besźel el cadáver de una joven. El inspector Tyador Borlú es llamado a investigar el caso. Pronto se topará que el criminal se ha tomado muchas molestias en no interactuar indebidamente con la otra ciudad. Enfrentado a las autoridades de ambas ciudades, a nacionalistas de ambos lados, a revolucionarios que anhelan unificar las dos urbes, a los histéricos padres de la joven y a arcanos poderes, el hilo conductor de la novela es la investigación que lleva a cabo Tyador Borlú para resolver el caso.

Estilísticamente, la novela es de bella factura, si bien falla en algunos diálogos. En ocasiones, por dar prioridad al realismo sobre la legibilidad (2), en otras, por tratar de ser profundo. Especial daño hace uno de los últimos diálogos de la obra. Además de eso, cabe decir que a los personajes les falta profundidad.

La obra culmina de forma sorprendente y maravillosa. El autor, tras páginas y páginas acostumbrándonos a la anormalidad, logra que nos sorprenda la normalidad. Especialmente para enmarcar una persecución final que merece entrar en los anales de la literatura. Muchos critican la novela por no explicar todos los misterios que plantea. Pero no es ese el objetivo de la novela. Además, buena parte de ellos quedan explicados (o no) dependiendo del punto de vista. Esa coherente indefinición es un gran logro del final (3).

La novela ha ganado merecidamente los Locus, Nebula, Arthur C Clarke y, bueno, unos cuantos más.

En resumen, una excelente obra, de tremenda originalidad, que exige esfuerzo pero encantará a los amantes del género policíaco y a los fans de Philip K Dick, Kafka o Borges. Absténganse quienes no sepan ver dobles lecturas y que sean talibanes de finales explicados con pelos y señales.


(1) Para quien no lo sepa, las obras narradas en primera persona tienden a tener un lenguaje más sencillo, son menos prolijas en descripciones y no suelen hacer incisos sobre la historia del lugar. Sencillamente, no queda natural hacerlo (¿pasea usted por las Ramblas fijándoles en cada detalle o recordando la Guerra Civil?). Las obras contadas por un narrador externo pueden hacerlo con más naturalidad.
(2) Los diálogos de una novela no son reales pero deben parecerlo. Los diálogos reales contienen sobreentendidos y jerga (por no mencionar los errores) que los convierten en ilegibles.
(3) Es tremendamente difícil explicar algo a medias y que quede bien.

Etiquetas: ,