jueves, noviembre 16, 2017

Hispacón 2017

Ahora mismo debería estar haciendo las maletas porque en algo así como 11 horas estaré rumbo a Navacerrada, rumbo a la Hispacón 2017.

No debería ser mi primera Hispacón. Quise ir a la del año pasado (que era precisamente en Barcelona) pero cometí el error de esperar demasiado a comprar la entrada. Este año no tenía excusa para no ir, más aún cuando la AEFCFT me invitó a la presentación del Visiones 2017.

Así que por allí estaré, asistiendo a las ponencias, firmando libros y... No sé qué más habrá. La verdad es que me da bastante respeto esto de la convención, cruzarme con algún autor/a a quien admiro, un articulista que sabe mucho más que yo o un editor/a del que depende la publicación de uno puede dar bastante vértigo.


Etiquetas: , ,

viernes, noviembre 03, 2017

Crítica: Restos de población

Restos de población es un libro atípico en muchos sentidos. Empecemos por el argumento: la empresa concesionaria de una colonia espacial decide que esta no es rentable y debe ser evacuada. A una de sus habitantes -una ruda e inculta anciana- no le da la gana que la echen de su casa, así que se oculta, convirtiéndose así en la única habitante del planeta.

Esa anciana -Ofelia- se convierte en uno de los "héroes" más creíbles que he leído nunca. Por momentos creí estar viendo delante de mis ojos a mi abuela.

El libro tiene un tono reivindicativo nada disimulado. La heroína es una mujer, anciana, semianalfabeta y que se ha pasado toda su vida cultivando el huerto, cocinando y cambiando pañales. Toda la vida le han dicho lo que tiene que hacer. Despreciada por todos (hombres, hijos, personas jóvenes, gente "culta", multinacionales...), contando únicamente con sus saberes tradicionales (agricultura, cocina, costura, niñera y chapuzas varias) logrará no solo sobrevivir sino lo que las grandes mentes humanas no han logrado: establecer exitosamente contacto con una inteligencia extraterrestre. Elisabeth Moon logra que el tono reivindicativo no resulte ofensivo, lo cual es doblemente meritorio.

Estilísticamente hablando, el libro es sencillo. Directo. Sin florituras pero, a pesar de todo, ejecutado con precisión quirúrgica. Recuerda mucho a Ursula Le Guin. Poco puedo decir salvo hablar maravillas y decir... ¡Maldita sea, qué envidia me da!

Etiquetas: ,

lunes, octubre 23, 2017

Crítica: Blade Runner 2049

Blade Runner 2049 es la continuación de la mítica Blade Runner de 1982. Pero supongo que esto ya lo sabréis ;-)

Blade Runner 2049 mantiene las señas de identidad de la original: es lenta, estéticamente preciosista, oscura, filosóficamente intrigante y tiene un final difícil de entender. Debo decir que no he sido nunca un gran fan de Blade Runner, posiblemente porque la vi cuando era demasiado pequeño para poder apreciarla. Y, respecto a esta nueva versión debo decir que salí del cine con un regusto agridulce. No disfruté mucho con la proyección, me pareció lenta, con un guión que parecía un collage de escenas y un final incomprensible... Pero, pasados los días, mi percepción de la película es diferente. Solo recuerdo la cara de K cuando los humanos le dicen una y otra vez que solo es una máquina; recuerdo a K comprándose una novia cibernética, que a su vez contrata los servicios de una prostituta para poder acostarse con K; recuerdo al replicante al que le gusta el sabor a ajo. Estos dilemas filosóficos y morales son, para mí, el súmum de la ciencia ficción.

En resumen, una película de ciencia ficción diferente. Lenta, donde prima la estética y los planteamientos filosóficos. Como puntos flojos destacaría un guión poco coherente. Encantará a los fans de la primera película, con algún guiño sorprendente (como ese "Made in CCCP") pero sin caer en la copia descarada.

Etiquetas: ,

domingo, octubre 15, 2017

Crítica: La mirada extraña

La mirada extraña es una colección de cuatro novelas cortas en donde prima el sentido de la maravilla que tanto juego da en la ciencia ficción.

Lo cierto es que es un libro que me ha dejado con un sabor agridulce. Me ha encantado el derroche de imaginación de Felicidad Martínez. También me gusta cómo termina ligando las historias entre sí, algo que resultó una sorpresa muy agradable (no lo ves venir hasta que no has leído buena parte del libro) y que deja un buen sabor de boca al final.

Como aspectos no tan buenos debo avisar que al principio el libro se hace un poco durillo. Además, la historia con la que arranca (Fuego cruzado) es la más difícil de entender, lo que no contribuye precisamente a la facilidad. Cuando estaba en esa primera historia me quedé con la sensación de "¿pero este no era ese libro tan bueno del que todo el mundo hablaba?". 
Por otro lado, literariamente hablando, tiene altibajos. Debo decir que el estilo de la autora no es muy de mi gusto (aquí muy probablemente pesan mis prejuicios, qué le vamos a hacer).

Deliberado o no, las dos mejores historias (por su temática más sofisticada, me atrevería a decir, las dos primeras son sexo y violencia) las deja para el final: Los dioses de Amarán y La perversión de la luz. Eso contribuyó a que mi valoración del libro mejorara con cada nueva historia que leía.

En resumen, un libro recomendable por su gran dosis de imaginación y que va de menos a más.


Etiquetas: ,