jueves, julio 19, 2018

Crítica: El bosque oscuro

El bosque oscuro es la continuación de la aclamada El problema de los tres cuerpos, que ya reseñé en su día.

El bosque oscuro es diferente en muchos aspectos a El problema de los tres cuerpos... Tanto para lo bueno como para lo malo. Estilísticamente hablando, carece del brillante arranque de su predecesora (aunque el arranque sigue siendo de lo mejor de la novela) pero también carece de los fallos argumentales y cambios de escenario que no hay por donde coger de su antecesora. En resumen, la novela está más en el centro de la media.

Los personajes están mejor definidos aunque siguen sin ser el punto fuerte del libro. Y, sin hacer spoilers, la obra contiene una batalla espacial memorable.

Sin entrar demasiado en materia, la obra plantea ideas interesantes de cómo afrontarían los humanos una invasión extraterrestre: unos colaborando con el enemigo, otros abrazando el escapismo. ¿Y si el enemigo pudiera conocer todos los planes de defensa humanos y bloquear toda nueva tecnología... salvo las ideas que estuvieran encerradas en nuestras mentes? Interesante cuestión que el libro aborda sin complejos.

Por desgracia, el libro no explota todo su potencial. Así, por ejemplo, para los trisolarianos pensar y hablar son la misma cosa. Sorprendidos se quedan cuando se enteran que para los humanos no es lo mismo y, más aún, cuando se les dice que los humanos somos capaces de decir cosas que no pensamos en realidad (proceso conocido como "mentir"). Pero este punto se menciona solo al principio... Y no vuelve a mencionarse nunca más.

El final deja un regusto agridulce. Por un lado, el hecho de que el autor conduce perfectamente hasta el momento final. Por otro, el hecho de que este es un poco precipitado, así como que convierte la tercera parte de la trilogía en innecesaria.

En resumen, una obra que gustará -y mucho- a los que les gustó El problema de los tres cuerpos. De hecho, en muchos aspectos supera a su predecesora.

Etiquetas: ,

martes, julio 17, 2018

Crítica: El cuento de la criada (serie)

Hace unos meses ya reseñé el excelente libro El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Como prometí, ahora toca la serie.

El lector me permitirá ir al grano y no detenerme en explicar el argumento. Si quiere más detalles siempre puede ir a mi crítica del libro. Me centraré en la adaptación en sí.

Una segunda advertencia: solo he visto la primera temporada. Quienes me conocen saben que el tiempo que dedico a ver series es escaso.

Al grano.

La serie hace justicia al libro. Hay momentos cinematográficos brillantes, de miradas que dicen más que los diálogos de algunas películas. Las interpretaciones de los personajes son dignas de elogio, destacaría la de Offred (Elisabeth Moss), la del resto de criadas (todas, sin excepción) y la de tía Lydia (Ann Dowd). Fred (Joseph Fiennes) está muy comedido pero más que correcto. Serena Joy (Yvonne Strashovski) también está brillante pero, por desgracia, su personaje está desaprovechado en la serie (resulta una sádica, mientras que en el libro es más bien una amargada y el lector llega a sentir compasión por ella). El único personaje desaprovechado, para mí, es Nick (Max Minghella).

La ambientación es excelente. La serie juega muy bien con los colores (rojo, azul, negro), con los flashbacks del libro y narra de forma brillante cómo una sociedad libre termina convirtiéndose en un régimen opresivo, con todos sus detalles. Sobre este último punto, cabe destacar que el papel de tía Lydia cobra más relevancia que en el libro y resulta todo un manual de cómo lavar el cerebro a alguien.

La serie sigue con bastante fidelidad al libro pero se permite algunos cambios. El final es diferente (no desvelaré más), aporta algunas escenas interesantes (la mejor, la visita de la embajadora mexicana) pero se deja algunas cosas en el tintero (eché mucho de menos que no explicara la historia de Serena Joy).

En resumen, una serie excelente, no apta (eso sí) para personas que tengan estómagos sensibles.






Etiquetas: ,

martes, junio 26, 2018

Crítica: El zoo de papel

El zoo de papel es una colección de historias cortas del sistema sinoamericano Ken Liu. En su mayoría son ciencia ficción, mientras que otras son fundamentalmente fantasía o histórica.

Varios leivmotivs son centrales en esta antología:

  • Mitología china
  • Inmigración china en los Estados Unidos
  • Literatura
  • Reivindicaciones sociales
En términos generales, Ken Liu destaca por la gran originalidad de sus argumentos y que no tiene reparos en usar las escenas más contundentes posibles para llegar al corazón del lector. Estilísticamente hablando, es bueno pero no brillante. Como nota negativa, decir que tiene la manía de usar historias en paralelo o flashbacks que, en alguna ocasión, no terminan de funcionar.

Y aquí está mi opinión sobre las historias:

Acerca de las costumbres de la elaboración de libros en determinadas especies (*****) es uno de los relatos más brillantes que he leído en mi vida. Original y poético, es un relato que cualquier amante del género (o sencillamente de la literatura) debería leer.
Cambio de estado (**) Es el cuento que menos me gustó. Sinceramente no entendí su compleja forma de narrar la historia.
La pareja perfecta (****) Es una historia de ciencia ficción bastante clásica acerca de cómo la ayuda de los AI puede convertir a nuestra sociedad en una especie de esclavitud.
Buena caza (***) La primera de las historias de fantasía. Una mezcla de mitología china y mundo occidental que trata de responder una pregunta. ¿Qué queda de magia en nuestro mundo?
El literomante (*****) Otra historia de fantasía ambientada entre China y Occidente. Un hombre que enseña el arte de la literomancia a una niña encuentra su destino en manos de sus "aliados" estadounidenses.
Simulacro (****) Un tierno drama sobre la tecnología, un padre y su hija.
Regulada (*****) Una historia policíaca en donde destaca una precisa descripción de la mente de un psicópata que merece aplausos. Añádesele una investigadora que abusa de la tecnología, un poco de drama personal y el conjunto resulta brillante.
El zoo de papel (****) Curiosamente, la historia que le da el nombre a la antología no ha sido una de mis favoritas. La encuentro muy similar a las otras historias sinoamericanas y mágicas. Sin embargo, es notable.
Manual comparativo ilustrado avanzado de cognición comparativa (****) Una vez más, una historia muy bella y con estilo. Tristemente, recuerda demasiado a la primera.
Las olas (****) Se envía la primera misión interestelar tripulada. La tripulación experimentará no solo en el espacio y el tiempo, sino también en cuestiones morales.
Mono no aware (****) La humanidad está condenada y algunos sobrevivientes son enviados al espacio. Una tierna visión de lo que haría un padre para salvar a su hijo y a su hijo para salvar a la humanidad.
Todos los sabores (**) Para mí, fue uno de los peores de la antología. Narra la vida de los inmigrantes chinos en la fiebre del oro, con sorprendentes paralelismos entre el presente y la mitología china. Lamentablemente, la historia en su conjunto no funciona.
Una breve historia del Túnel Trans-Pacífico (****) Una ucronía que narra la creación del Túnel Trans Pacífico a principios del siglo XX. Un final muy conmovedor.
El maestro de litigios y el rey mono (*****) Una historia muy divertida ambientada en el medio de la Dinastía Qing, donde un ingenioso hombre litiga contra el rígido sistema legal.
El hombre que terminó la historia: un documental (*****) No hay duda de que esta es una de las mejores historias. Llena de preguntas filosóficas (si pudieras ver el pasado, ¿lo harías? ¿Qué harían los gobiernos para evitar que la vergüenza de ver su propio pasado? ¿Quién es el responsable del pasado?). Cabe avisar que no es para personas sensibleras.

En resumen, una muy buena antología, con historias muy originales, poéticas, emotivas y llenas de interesantes notas reivindicativas y de folclore chino. Como nota negativa, solo destacar que algunas de las formas de narrar la historia (llenas de flashbacks y de paralelismos entre el presente y el folclore) no funcionan bien.

Etiquetas: ,

miércoles, junio 06, 2018

Con un poco de prisa...

...Pero sin pausa van avanzando los proyectos de 2018. Más información en breve (espero) pero disculpadme si no doy detalles.

Etiquetas: