miércoles, mayo 01, 2019

Crítica: Lincoln en el Bardo

Lincoln en el Bardo es un libro experimental que nada magistralmente entre la fantasía, la novela histórica, el libro académico y el terror. Su originalidad le ha otorgado críticas muy favorables. El libro se desarrolla en medio de la Guerra de Sucesión Americana, cuando uno de los hijos de Lincoln, Willie, muere inesperadamente. Lincoln está desgarrado no solo por el dolor obvio de perder a un hijo sino, especialmente, porque siente que pudo haber evitado su muerte.

La novela brilla por su sorprendente originalidad. Los capítulos se dividen entre los vivos y los muertos.

Los capítulos de los vivos están deliciosamente escritos mediante citas (algo en lo que el autor, George Saunders, es experto, al ser el ensayo y el relato corto su género habitual). Al hacerlo, estos capítulos se asemejan a un libro académico, lleno de diferentes fuentes, a menudo complementarias y, a veces, contradictorias.

Los capítulos de los muertos son otro tema. Se escriben de la misma manera que los vivos, pero lo que funciona maravillosamente en los capítulos vivos no lo hace en los muertos. Retrasar el conocimiento de quién está hablando al final de la cita dificulta seriamente la legibilidad del texto. Además, como los capítulos muertos solo consisten en diálogos, esta parte del libro carece de descripciones que ayuden al lector. Por añadidura, hay demasiados personajes muertos para seguirlos correctamente. Aunque los capítulos muertos proporcionan algunos de los momentos más hermosos del libro, también proporcionan demasiada confusión.

En resumen, Lincoln en el Bardo es un libro hermoso y sorprendentemente original que no transmite un mensaje claro en su dilatada extensión.

Etiquetas: ,

sábado, abril 06, 2019

Crítica: El cuento de la criada (serie), segunda temporada

El año pasado reseñé la primera temporada de la serie El cuento de la criada. En resumen, dije que era una serie excelente que provenía de un libro excelente, aunque no aptos para estómagos sensibles.

En general, la crítica comparte mi opinión sobre la primera temporada de la serie. La segunda temporada, sin embargo, ha recibido críticas no tan positivas. Parte de la crítica considera que la serie se excede en la violencia contra las mujeres.

Un momento...

No sé qué serie vieron en la primera temporada, pero yo recuerdo haber visto torturas, violaciones, amputaciones (algunas de ellas genitales), ejecuciones por "crímenes abyectos" como la homosexualidad, privación de derechos básicos como la lectura y así un largo etcétera. Honestamente, la segunda temporada no es muy diferente de la primera.

No, el pecado de la segunda temporada de El cuento de la criada es su falta de visión a largo plazo. Mientras la primera temporada seguía magistralmente el libro de Margaret Atwood y nos detallaba el ascenso de Offred hacia la libertad esta segunda temporada no se sabe muy bien hacia dónde va. Tan pronto las mujeres se alzan como caen más bajo que antes y lo peor es que estos giros terminan por resultar inverosímiles. La única adición que sorprende gratamente es un nuevo comandante, pero apenas aparece unos pocos capítulos y su arco parece terminar en esta misma temporada. Por añadidura, la serie ha adoptado la efectiva táctica de terminar cada capítulo en cliffhangers, efectivo pero corto de miras. Honestamente, prefería cómo terminaban los capítulos de la primera, con escenas contenidas pero que transmitían mucho más de lo que aparentaban.

En resumen, la segunda temporada de El cuento de la criada no alcanza la maestría de la primera pero tampoco resulta un descenso de calidad escandaloso. Por desgracia, de no adoptar una estrategia a largo plazo, la serie solo resistirá 1 o 2 temporadas antes de caer en la mediocridad.

Etiquetas: ,

lunes, marzo 25, 2019

Crítica: Compañeros de caza

Compañeros de caza es una novela corta de Rafael de la Rosa, editada por Cerbero.

La novela está ambientada en un laboratorio de investigación en el que han revivido a los dinosaurios y los tienen bajo estudio. En este laboratorio, los investigadores se introducen en unos avatares de dinosaurio con los que pueden interactuar con estos y profundizar así en su investigación.

A simple vista, una mezcla de Jurassic Park y Avatar, pero sigamos.

El protagonista de la obra (Daniel) tiene como objetivo de la investigación aparearse con un achillobator. Pero algo sale ¿mal? y el avatar empieza a interferir en la mente de Daniel, que termina enamorándose del dinosaurio que pretendía estudiar.

La obra se ha hecho especialmente conocida por su temática erótica. No en vano el autor remitió la novela en un fichero que decía simplemente "porno" y en la promoción se insistió en su carácter de "dinoporno". Y, bueno, lo cierto que por raro que pueda parecer tener a un humano montándoselo con un dinosaurio, las escenas eróticas son efectivas. Pero si lo que busca son emociones fuertes estoy seguro que encontrará obras mejores. Salvo dos escenas, el erotismo está ausente en Compañeros de caza. Es más bien una historia de amor. Pero quedaba mejor venderla como porno.

Más de uno puede ver en la obra una reflexión sobre qué es el amor y qué nos hace humanos, algo que -quizás dentro de no mucho- tengamos que afrontar como sociedad. A mí, personalmente, me pareció que la inteligencia de los achillobator estaba exagerada para que la relación humano-dinosaurio pudiera funcionar. Pero bueno, solo es una obra de ficción.

La novela destaca especialmente por la precisión de su lenguaje técnico. Una novela sobre dinosaurios y resulta que su autor es un biólogo. ¿Quién da más? Por lo demás, el estilo es decente, sin grandes florituras. El ritmo es bueno y la novela se desliza con placidez hacia un final previsible e inevitable y sin decaer en ningún momento.

En resumen, Compañeros de caza es una buena obra que combina con acierto la biología, el erotismo y que gustará a quienes busquen obras diferentes. Absténganse personas de mentalidad conservadora.



Etiquetas: ,

domingo, marzo 17, 2019

Crítica: La ladrona de tomates

La ladrona de tomates es una novela corta de fantasía, obra de Ursula Vernon y ganadora en el 2017 del Premio Hugo. Es una obra publicada por la Editorial Cerbero, que hasta ahora editaba exclusivamente autores patrios pero que, visto el éxito cosechado, está ampliando su catálogo a obras extranjeras.

La sinopsis de la obra es la siguiente. La abuela Harken vive sola, semiaislada de todos y su principal preocupación es el cultivo de tomates, en lo que es toda una experta. Un buen día, sin embargo, descubre que alguien le está robando los tomates.

La obra muestra tantas similitudes con Restos de población que, sinceramente, no sé por dónde empezar. En ambos casos se trata de mujeres mayores, aisladas, cascarrabias, despreciadas por el resto, que cultivan el campo, poseedoras de una gran sabiduría y las que un encuentro inesperado les lleva a emprender una aventura que no deseaban. No sé si Ursula Venon se inspiró en la obra de Elisabeth Moon pero, desde luego, lo parece.

Sintiéndolo mucho, a la hora de establecer comparaciones con Restos de Población no sale demasiado bien parada. Tanto la prosa como la historia, como la construcción de los personajes son de inferior categoría. Le falta, además, las dobles lecturas que tiene la obra de Moon. Pero es que, para mí, Restos de población es una obra maestra y es evidente que la comparación es difícil y un tanto injusta. Es una buena obra, no se engañen. Ursula Venon lo hace todo bien, pero sin alcanzar la maestría.

La obra está ambientada en el semidesierto del oeste americano, ese que es tan típico de los western. Está plagada de folklore local que seguro que habrá hecho las delicias de los lectores estadounidenses aunque aquí algunas palabras y giros se habrán perdido con la traducción. Lo primero que llama la atención es lo pintoresco y muy acertado del personaje principal, que da voz a un tipo de persona que no suele tenerla en las obras del género fantástico. La abuela Harken es una delicia, no se la pierdan. Es muy destacable la curiosa ambientación de la obra, en la que se mezclan la tecnología y la magia de una forma que no es muy habitual. Tampoco queda clara la época, el lugar ni si estamos viendo nuestro mundo, un mundo paralelo o vete tú a saber qué. Nada de eso importa y allí reside la gracia de la obra.

Mi única pega a La ladrona de tomates es el final, demasiado precipitado.

En resumen, una buena obra, justa ganadora del Premio Hugo, que gustará a los que busquen historias diferentes, de fantasía o ambientadas en el oeste.






Etiquetas: ,